Ariane, Sabrina, Sugar Cane y C.C. Baxter


"Ariane"

¿Por qué quedarnos con quien va detrás y no con el que va delante de nosotros?

Creo que los cuatro personajes son la mejor expresión de una intuición de Billy Wilder que fue tomando cuerpo poco a poco.

C.C. Baxter adora a la ascensorista Miss Kubelik. Pero ella está enamorada del director de la compañía. Cuando deja al millonario y corre a casa del empleado está cambiando una historia de amor en la que ella consigue su sueño por otra historia de amor en la que ella es el sueño de otro. ¿Va a ser más feliz?

Ariane seduce al millonario Frank Flannagan, Gary Cooper, haciéndose pasar por una dama sofisticada que ha tenido decenas de amantes en todo el mundo. El millonario se obsesiona por una chica misteriosa que le supera como vividora. Investiga y descubre que en realidad es una estudiante de música humilde que sólo ha tenido un amante, él. Después de creer que ella era deslumbrante resulta que él es el sueño, no ella. ¿Se quedará con la estudiante?


Sabrina

Linus Larrabie, Bogart, no ama a nadie. Su único interés en la vida es el negocio familiar. Pero Sabrina, la hija del chofer, se interpone en su camino enamorando a un hermano que Linus quiere casar con una heredera. Linus decide seducir a la muchacha para quitarla de en medio. Y entonces descubre que ella se ha enamorado de verdad. Si la chica no acepta una jugosa indemnización, eso significa que no iba detrás del dinero. Ella amaba a Linus. ¿Puede él sobreponer sus sentimientos al interés de la dinastía familiar?

Sugar Cane quiere a toda costa dejar de enamorarse de los saxofonistas y conseguir a uno de los dueños de los yates atracados en la bahía. Toni Curtis adora a Sugar, pero él no es un millonario, sino un saxofonista. Así que se hace pasar por un millonario. ¿Podrá ella quererlo aunque sólo sea un saxofonista?

En el cine de Wilder (quizá también el la realidad) el mundo es como un tren lleno de vagones. Cada personaje intenta llegar a una meta que es el vagón de delante, pero tiene, a su vez, un vagón detrás que quiere conseguirle a él. Wilder nos conmueve a menudo con el mismo movimiento, el vagón que sigue al de delante se da la vuelta y descubre que puede ser completamente feliz dejándose querer por el que va detrás.

4 comentarios:

EL INDIO JOHN dijo...

Buenísimo; nunca me había parado a pensarlo así, de esa manera, completamente cierto.
¿Cuál de las 4 películas te gustó más?, yo me quedo con El Apartamento, aunque Sabrina también tiene un algo especial.

Por cierto, creo que eres de los pocos muy dotados para hacer una reseña de las buenas sobre el Caballero Oscuro; tienes realizada una el pasado verano, justo cuando el estreno, pero un poco corta, no?? creo que se merece más y que tú seguro que nos puedes descubrir muchas más cosas...bueno, es una idea/porposición.

Un saludo

Jose C. dijo...

También me quedo con El apartamento. Me gusta tanto ese perdedor.

El Caballero Oscuro la he visto ya 5 veces. No dejo de darle vueltas. Que película, tienes razón.

Vivian dijo...

Es fascinante como Wilder es capaz de convertir esa persecución de vagones en diferentes historias, desde cuentos mágicos como “Sabrina” a relatos agridulces con más amargura que sonrisa en “El apartamento”, supongo que forma parte de la genialidad del genio. Este director es una de mis debilidades y sería incapaz de quedarme con una de estas películas, así que, con tu permiso, yo las elijo todas, las que están y las que no están ;)

Acabo de descubrir este blog, espero pasar más veces.

Un saludo

rebecachis dijo...

De acuerdo totalmente. Me quedo con "EL Apartamento". Me gustaría leer una crítica tuya sobre "Intermission", a ver qué te parece.

top