El diablo viste de Prada



Como se consigue un encefalograma plano


"The devil wears Prada"
David Frankel, 2006
Reparto: Meryl Streep (Miranda Priestly), Anne Hathaway (Andrea Sachs), Stanley Tucci (Nigel), Simon Baker (Christian Thompson), Emily Blunt (Emily), Adrian Grenier (Nate), Tracie Thoms (Lilly), Rich Sommer (Doug), Daniel Sunjata (James Holt), Rebecca Mader (Jocelyn).
Guión: Aline Brosh McKeena; basado en la novela de Lauren Weisberger.
**
Las chinas mandarinas tenían la costumbre de reducir los pies de sus niñas después de romper cuidadosamente los huesos, las mujeres girafa tienen unos anillos que van añadiendo al cuello hasta que las cervicales se separan por completo. Las occidentales tienen la talla 34. La belleza, parece, tiene que ir acompañada de algún tipo de tortura.

No se puede negar que la moda tiene su atractivo, pero yo creo que la moda que está ahí para atraer al sexo opuesto no conlleva tales renuncias. "El diablo viste de Prada" habla de la obsesión por la moda y la delgadez para estar a la altura de una jefa y un imperio cosmético, como es el de las revistas de moda. Las mujeres de la película han desconectado con el fin primero de la moda, el gusto, y han entrado en la espiral maniaco-compulsiva de los nombres propios impronunciables y las pasarelas.

"El diablo viste de Prada" es la historia de una chica sencilla y descuidada que entra, a su pesar, en el mundillo y descubre que tiene que elegir entre éste y su vida privada. El discurso zarandea la costumbre depredadora, común en las empresas, de pisar al de al lado para escalar puestos. Yo hubiera preferido que despellejara esa otra costumbre, que la película contempla con indiferencia, de confundir a los empleados con el servicio doméstico. ¡La protagonista no se queja de tener que buscar una novedad editorial antes de que salga al mercado para las hijas de la gran jefa! ¡ni de tener que hacerles los trabajos del cole!

De hecho esas pruebas insuperables son la clave que explica la abducción de Anne Hathaway. ¿Cómo se pasa de ser una mujer de carne y hueso a ser una maniaca de las pasarelas, las marcas y la talla 34? ¿Como se pasa de interesante a enefalograma plano? Se hace con pruebas. Basta con que algo cueste para que nos olvidemos de nosotros mismos. Una vez abducidos da igual hablar de una talla, un pie pequeño, un cuello largo, ganar más que el vecino, vencer en un torneo...
Silencio se rueda: En el surrealista mundo de esta publicación, donde el despelleje al compañero es el pan de cada día de quienes trabajan allí, Miranda Priestly (Meryl Streep) dirige Runaway como si fuera el cómitre que azota a los remeros de una galera. Y sus empleados le rinden un vasallaje propio del medievo.

3 comentarios:

EdWood dijo...

Meryl Streep es lo más importante de esta película. Algunos dicen que su actuación es de Oscar pero en el fondo la Academia siempre pasa de este tipo de películas y no creo que aquí hagan una excepción.

vivian dijo...

creo que es una excelente pelicula sobre la vida soñada por muchos y "disfrutada" por pocos. Excelente el gesto de tirar el celular a la fuente, resume toda una filosofia, la disfruté mucho.

Mariana Hernández dijo...

Entretenida, pero no la obra del cine, salen buenos actores como Meryl Streep, Hathaway, Rich Sommer por mencionar algunos. Así que considero que tiene calidad.

top