X-Men: La decisión Final



Imposiciones o derechos


Brett Ratner, 2006
Reparto: Hugh Jackman (Logan/Lobezno), Halle Berry (Ororo Munroe/Tormenta), Patrick Stewart (Profesor Charles Xavier), Ian McKellen (Eric Lensherr/Magneto), Famke Janssen (Dra. Jean Grey/Phoenix)), Anna Paquin (Marie/Pícara), Kelsey Grammer (Dr. McCoy/Bestia), Rebecca Romijn (Raven Darkholme/Mística), James Marsden (Scott Summers/Cíclope), Shawn Ashmore (Bobby Drake/Hombre de Hielo), Aaron Stanford (John Allerdyce/Pyros), Daniel Cudmore (Piotr Rasputin/Coloso), Vinnie Jones (Cain Marko/Juggernaut), Ben Foster (Warren Worthington III/Ángel), Ellen Page (Kitty Pryde/Shadowcat), Dania Ramirez (Callisto), Michael Murphy (Sr. Warren Worthington), Eric Dane (Jamie Madrox/Hombre Múltiple).
Guión: Zak Penn y Simon Kinberg.
* * *
La tercera parte de X-Men se resume a los prolegómenos de una batalla. Las fuerzas del mal, encabezadas por Magneto quieren destruir un fármaco, llamado “La cura”, que convierte a un mutante en un hombre normal. Las fuerzas del bien, encabezadas por Xavier quieren evitarlo porque el fármaco sólo se administra libremente a quien lo pide. Tienen razón quienes dicen que ésta es la más superficial de las tres películas. Es la más superficial, pero no lo suficiente.

En la primera parte, Magneto era mucho más impositivo porque quería convertir en mutante a toda la humanidad. En la tercera sigue siendo intransigente, no respeta la libertad de los que eligen no ser mutantes. La razón está con Xavier. Pero no tan nítidamente. Ocurre igual que en una huelga ¿tienen derecho unos cuantos a sabotear la labor de todos? ¿Tienen derecho los huelguistas a hacer piquetes? El tema es espinoso, por eso los mutantes cambian tanto de bando. Las vacilaciones, las idas y venidas de los mutantes componen una larga digresión sobre la libertad individual y el deber colectivo. Son el preámbulo de una confrontación donde se concentra toda la emoción de la película. Los dos ejércitos se han definido por fin: ¿cuáles son sus bazas? La segunda pregunta: ¿quién ganará? guarda siempre menos sorpresas.

Alguien debería escribir uno de esos libros de cine llenos de fotos con un catálogo de todos los monumentos que ha destruido el cine para mayor gloria del patrimonio cultural de los Estados Unidos. En España sólo podríamos exhibir a Alex de la Iglesia que satanizó medio Madrid para esa maravilla macarra que tituló “El día de la bestia”. X-Men 3 destroza nada menos que el Golden Gate en un prodigio de ingeniería mutante que ya quisieran firmar muchos arquitectos humanos.

3 comentarios:

Dan dijo...

Yo espero ir a verla esta tarde y pasar un buen rato, decir que las dos anteriores creo que les falta algo aunque nose que es, los actores muy bien y los efectos buenos, aun asi espero que la 3 supere a las otras dos.
Un saludo.

Jose dijo...

Si averiguas eso que les falta en la tercera parte, no dejes de pasarte a comentarlo.

nisuyaves dijo...

Creo que lo que les falta a las dos primeras es la tercera, osea que si lo tomamos como una película en tres actos es una película tremenda, porque la tercera nos da todo lo que habíamo echado en falta, mucha emoción.
Salu2.

top