Tres juicios estrafalarios



"Medianoche", "Irma la Dulce" y "Como matar a su propia esposa"

"Midnight"
Michael Leisen, 1939
Reparto: Claudette Colbert (Eve Peabody | Baronesa Czerny), don Ameche (Tibor Czerny | Baron Czerny), John Barrymore (Georges Flammarion), Francis Lederer (Jacques Picot), Mary Astor (Helene Flammarion)
Guión: Charles Bracket, Billy Wilder. Basado en una historia de Edwin Justus Mayer
* * *

En “Medianoche” Eve Peavody es una corista americana sin un centavo que aterriza en París después de perderlo todo en Montecarlo. Le ofrece a un taxista un trato, él la conduce por todo París durante esa noche y si encuentra trabajo le pagará el doble de lo que cueste la carrera. El taxista se enamora de la chica y la chica desaparece.

Un millonario francés no sabe como quitarse de encima al amante de su esposa. Gracias a una coincidencia ve que la americana atrae al amante y puede arreglar su problema. Le costea una fachada de Baronesa Czerny, a cambio de que ella enamore al amante. El taxista acude a la casa de campo donde todos están de fiesta y finge ser el Barón de Czerny, el marido. A la americana le gusta el taxista, pero quiere acabar su trabajo para ayudar al millonario. Así que la película acaba en un juicio de divorcio entre los dos Czerny. Los dos van al juez y se llenan de reproches delante de todo el mundo. Aunque nunca estuvieron casados.

En “Irma la Dulce”, el exgendarme que interpreta Jack Lemmón se enamora de la prostituta que interpreta Shirley McLaine. El exgendarme la quiere sólo para él, así que finge ser un Lord inglés que la visita los jueves y juega con ella a las cartas. Mantener los regalos del Lord le suponen trabajar sin parar todas las noches. Un día se cansa de la farsa y se deshace del millonario. Pero los vecinos del barrio creen que lo ha matado y lo llevan a juicio. El camarero del barrio, que también es abogado, defiende al gendarme. Pero como la verdad es demasiado increíble, le aconseja que se confiese culpable y éste acaba en la carcel con la atenuante de crimen pasional.

Como matar a su propia esposa” es la peor de todas. Un dibujante de comics solterón (También Lemmon) descubre después de una borrachera que está casado con Virna Lissi. En sus viñetas finge que la mata y por un enredo todo el mundo cree que lo ha hecho. No es cierto, pero en el juicio defiende el derecho de todos los hombres a consumar el deseo reprimido de enviudar y sale absuelto.

El mejor juicio es el primero. La corista americana finge que es una baronesa y todos la creen en la fiesta. El taxista finge que es su marido el barón, y ella le sigue la corriente. Pero él se cabrea cuando ve que la corista sólo quiere dinero. Se cambia de ropa y acude al jardín vestido de taxista. La corista le dice a todo el mundo que su marido está loco y se cree que es otra persona. Cuando grita que él es un taxista todos le dan la razón como a un loco. Y cuando gritan que quieren divorciarse de un matrimonio que no ha ocurrido, nosotros, los expectadores, seguimos dándoles la razón, como a los locos, porque nos han caído bien.

2 comentarios:

Sandra M. dijo...

delirante!

isidoro moreno españa dijo...

Podemos intercambiar link?¿

Mi correo es sakra_19@hotmail.com

http://generaciondocumental.blogspot.com.es

top