Los extraños



Máscaras

A Browning, o a Fisher, nunca les hubieran consentido en sus Dráculas secuencias tan horribles como las que le aguantamos a Bertino o a Haneke. En La Niebla de Stephen King, un padre mata inutilmente a su hijo. Una crueldad parecida no se la hubieran tragado a Lovecraft. Y no se trata de que King, Bertino, o Haneke tengan más atrevimiento o más imaginación. Creo que la causa es el público, que está más dispuesto a pasarlo mal. Por eso, una película como “Los extraños”, no me dice tantas cosas de donde ha llegado la imaginaicón de su autor sino de donde ha llegado su público.


"The strangers"
Bryan Bertino, 2008
Reparto: Liv Tyler (Kristen McKay), Scott Speedman (James Hoyt), Gemma Ward (la muñeca), Kip Weeks (el enmascarado), Laura Margolis (chica Pin-Up), Glenn Howerton (Mike).
* * *
El principio de la película es una llamada a la policía. Unos niños horrorizados acaban de descubrir el escenario de una matanza. El principio cierra las puertas a un final feliz, sabemos que va a haber sangre. Y empezar mostrando el horror no es una cuestión de estilo. En una película de terror debería haber pocas cosas gratuitas. La sangre es necesaria para que sepamos que esos invasores con máscaras no están jugando.

Pero a veces parece que juegan. Merodean por la casa, entran y salen, dan cortas esperanzas a los inocentes. Pasan largos periodos de tiempo sin dar señales de vida. ¿A qué juegan los extraños? El cine de terror de la última década nos a acostumbrado a entender al fantasma. El mal era parte de un drama que acabábamos conociendo. Pero “Los extraños” ignora por completo la moda.

Quizá por eso era necesario que los extraños tuvieran máscara. No tienen expresión, no tienen identidad. No nos cuentan nada. Y lo peor, no sabemos hasta donde quieren llegar. Esta vuelta atrás en el tiempo, a la década de los ochenta, al género de terror por terror nos devuelve a nuestras pesadillas sin la frágil seguridad de la coartada.

La pareja protagonista vuelve a casa de una boda. No es una pareja feliz, es una pareja con problemas. No pasan de la felicidad al terror, pasan de vivir sus problemas a hacernos sentir a nosotros una de las mayores pesadillas de los últimos años. Espero que los copiones de la industria tomen nota porque uno empieza a cansarse de esos principios idílicos antes de la tormenta, y prefiere mil veces estos.
Jordi Costa. El País: Los extraños formula un escalofriante discurso sobre el mal como inercia y se convierte en la rotunda carta de presentación de un cineasta con absoluto control del lenguaje y el tono.
Nick Shager. Slant ***: its finale is the writer-director's main (albeit minor) misstep, if only because after rooting suspense in shared glances, stark imagery and the menacing sound of silence, he should have recognized that the answer his film provides to Kristen's desperate query would have been more chilling had it simply been left unsaid.
Enlaces de Patxon.

RT | IMDB | MRQE

2 comentarios:

dennismms2007 dijo...

Me ha gustado tu página, estila conocimiento del tema y que estás empapado con lo que haces y cuentas. Felicidades!!

En cuanto a la pelicula, tengo muchìsimas ganas de verla y bueno, pese a que amistades que ya la han visto, dicen que no es nada buena, tengo ganas de comprobarlo por mí misma. Un saludo.

Dennís Mariella.

Paxton Hernandez dijo...

Totalmente de acuerdo.

Es ese mal sin explicación de ninguna especie, esos homicidas anónimos y sin fundamento en drama alguno lo que la hace tan aterradora y tan efectiva.

Saludos,

top