Sin reservas



Recetas


“No reservations”
Scott Hicks, 2007
Reparto: Catherine Zeta-Jones (Kate Armstrong), Aaron Eckhart (Nick Palmer), Abigail Breslin (Zoe), Patricia Clarkson (Paula), Jenny Wade (Leah), Bob Balaban (terapeuta), Brian F. O'Byrne (Sean), Lily Rabe (Bernadette), Eric Silver (John), Arija Bareikis (Christine), John McMartin (Sr. Peterson).
Guión: Carol Fuchs; basado en el guión de la película "Deliciosa Martha" (2001) de Sandra Nettelbeck.
* * *
La receta de Disney era que al espectador hay que hacerle reir tantas veces como se le hace llorar. Sería una receta del cincuenta por ciento, pero creo que nadie se pone de acuerdo con la proporción. Hay quién se queja de cine blando y quien se queja de tanto chascarrillo viendo la misma película. El nombre del director influye. Si es importante como Spielberg le dejamos que nos ponga como magdalenas y luego le echamos la culpa a nuestro gusto. A mí, la proporción me cuenta cosas de los autores. A los de “sin reservas” les gusta sufrir un poco.

Zeta-Jones interpreta a una cocinera de alto nivel cuyo talento culinario se contradice con un nulo interés por las relaciones humanas. Su jefa la obliga a ir a un psicoanalista, pero son dos acontecimientos dentro de su mundo cuadriculado los que la van a hacer cambiar. La muerte de su hermana la obliga a hacerse cargo de una sobrina de diez años, y en su ausencia, aparece en la cocina un chef igual de habil que ella, pero con el don de gentes que a ella le falta.

A la sobrina la interpreta la pequeña Miss Sunshine, con sus inmensos ojazos claros. No sé si hace de Celestina porque sin ella la tía no quedaría con el chico, o si es la protagonista, porque se come la pantalla.

Borges decía que una novela del futuro le servíría para saber como ha cambiado el mundo en ese tiempo. “Sin reservas” dice de nuestro siglo que a los galanes ya no les sirve de nada llevar en el bolsillo una bolsa de caramelos, y que si quieren enamorar a las protagonistas no les queda otro remedio que mostrar a las claras si son legales o si no lo son.

5 comentarios:

BUDOKAN dijo...

Muy acertada tu reflexión final citando a Broges y por otro lado me pregunto si estará de moda la cocina en el cine, lo digo por Rattatoile. Saludos!

elputocriticón dijo...

ufff.. ya me daba pereza ir a ver deliciosa martha, o sea que imagínese la pereza que me da ir a ver su remake. Además, por lo que ha dicho pocas sorpresas me esperan..

saludos!

TRONCHA dijo...

Yo lo siento mucho pero con este tipo de películas no puedo, me da una sensación terrible de que tiro el dinero, solo por ver caras guapas, que rollo.

Saludos...

Sureña dijo...

He de decir que fui a verla temiéndome lo peor (típica pastelada americana), pero realmente, aunque no es un peliculón, no está tan mal como creía..., vamos, que se puede ver, aunque no deja de ser del tipo de peliculas "para alquilar". Estoy totalmente de acuerdo contigo en la mención a la pequeña Miss Sunshine, porque sin duda esa niña ha nacido para comerse la pantalla y robarle protagonismo a Zeta o a quien sea.
Voy a visitar a menudo tu blog. Un saludo!

COSTENNITA dijo...

A mi me gustó la peli, debe ser por la cierta afinidad que encuentro tener con la protagonista.

Pero me pareció una buena historia

top