¿Bailamos?

“Shall we dance?”
Peter Chelsom, 2004
Reparto: Richard Gere (John Clark), Jennifer Lopez (Paulina), Susan Sarandon (Beverly Clark), Stanley Tucci (Link Peterson), Bobby Cannavale (Chic), Anita Gillette (Srta. Mitzi), Lisa Ann Walter (Bobbie), Omar Benson Miller (Vern), Richard Jenkins (Detective), Nick Cannon (Scotty).
Guión: Audrey Wells; basado en la película "Dansu wo shimasho ka" (1997) de Masayuki Suo.
* * *
¿Para qué quiere aprender a bailar John Clark?

El cine tiene la virtud de que uno puede asesinar a su jefe o a su suegra sin temor de que lo espere la policía a la salida para encerrarlo. El baile es una metáfora parecida del mundo carnal; podemos saciar casi todos nuestros instintos en una canción sin temor a dejar embarazada a la chica, y si uno está casado, sin tener que sentirnos adúlteros.

John Clark, un abogado respetable, maduro, felizmente casado pasa en el metro delante de una academia de baile donde ve a la hermosa y triste (demasiado triste porque la López sobreactua que da gusto) profesora de baile. La vida del abogado parece feliz, pero también parece apagada, su esposa no sabe que hacer para ilusionarlo. Él decide dar un paso por su cuenta y furtivamente se matricula en la academia.

Allí conoce a dos chicos raros, uno quiere ligar con todas las mujeres, porque no sabe ligar con una, el otro es un romántico. En la clase también conoce a Bobbi, una madurita cuya franqueza deja a todos descolocados, pero también les ayuda a colocarse en su sitio. Y descubre que un compañero del trabajo lleva una doble vida. Cuando se conocen cuentan por qué se han metido en los bailes de salón, y cuando le preguntan a John no responde la pregunta. Pero es el tema clave ¿Por qué necesita bailar John?

La película discurre a buen paso gracias a los secundarios. La historia de Link, el compañero de trabajo de John, es una historia del hombre con dos caras, del aceptarse a uno mismo, que hemos oído muchas veces, pero narrada en un segundo plano deja buen sabor de boca. Aunque Jennifer López se le sube a la cabeza el papel de guapa inalcanzable y dan ganas de darle un coscorrón para que se le quite la cara de princesa tonta, su trasero es lo único que disculpa su inclusión en el reparto.

Yo creo que John necesita aprender a bailar porque John necesita explorar el adulterio sin cometer adulterio. Y bailando descubre que puede hacer ambas cosas.

Fernando Méndez-Leite @@@: La película es una exaltación de la grandeza del baile por modestas que sean las cualidades de quienes lo ejercitan en sus ratos libres.
Mr cranky (-3):
Instead of driving his car into town (or being chauffeured, given how much money he and his wife probably make), he rides the El. The reason he rides the El is so that he can see Paulina (Jennifer Lopez) staring pensively from the window of Miss Mitzi's dance studio.
Apparently, making a few hundred thousand dollars a year, looking like Richard Gere, and having Susan Sarandon as your wife leaves a quarry-sized hole in your heart and only ballroom dancing can fill it. See, this is precisely what Hollywood doesn't understand about the concept of heart-warming stories. When you populate plots with Hollywood royalty, the story takes on less relevance than Mary-Kate Olson at a Weight Watchers convention. It's called an "everyman" for a reason. The audience is more likely to identify with a space alien than with Richard Gere.

Rotten Tomatoes: 48% $42m.

1 comentarios:

Sandy dijo...

bueno no está mal del todo, pero podría ser mejor. Empezando por Jennifer López, Dios no sé qué le ven cómo actriz porque aquí al menos da pena. Al menos la peli es entretenida

top