Alien vs. Predator

Paul W.S. Anderson, 2004
Reparto: Sanaa Lathan (Alexa "Alex" Woods), Raoul Bova (Sebastian De Rosa), Lance Henriksen (Charles Bishop Weyland), Ewen Bremner (Graeme Miller), Colin Salmon (Max Stafford), Tommy Flanagan (Mark Verheiden), Joseph Rye (Connors), Agathe De La Boulaye (Adele Rousseau), Carsten Norgaard (Quinn), Sam Troughton (Thomas).
Guión: Paul W.S. Anderson; basado en una historia original de Paul W.S. Anderson, Dan O'Bannon y Ronald Shusett.
*
Mal contada

Alien vs. Predator es una película mal contada. En el cine, igual que en la vida, hay quien dice las cosas porque sí, y hay quien sabe lo que está diciendo. Hay quien afirma con tozudez, y quien sabe que lo que dice viene en tal periódico o lo dice tal autoridad. Con los segundos, supongo que estarán de acuerdo conmigo, se puede hablar de cualquier tema. Zoquetes hay en todas partes, y a veces se ponen detrás de la cámara, como Paul W.S. Anderson.

Anderson reune en una pirámide antiquísima, enterrada en el Polo a los humanos, a los aliens de Ridley Scott y a los camuflados predators de McTiernan. La situación de partida podría haber sido interesante. El espectador conoce perfectamente a las dos razas alienígenas, sus armas, sus puntos débiles, pero los protagonistas de 2004 no conocen ninguna de las dos; sólo atisban algunos detalles mientras son perseguidos y exterminados. Los humanos son la carnaza de los predators para cazar los aliens. ¿Cómo llegan a saberlo? Uno de los valientes expedicionarios traduce el maya, y en diez minutos se entera de toda la historia escrita en piedra en una pared que estaba allí para informarlo. Luego mira por una rendija, desentraña todo el misterio, y nos lo cuenta en voz alta a los espectadores, que, de lo contrario no nos hubiéramos enterado ni en 10 horas de película.

Otra de la idioteces que tendrán que perdonar, si tienen ganas de hacerlo, es que la heroica alpinista nos diga solemnemente que si los aliens ganan destruirán el planeta. La muchacha está muy informada para haber visto a un marciano durante unos segundos.

Pero ¿tanto trabajo le costaba haber dejado que los humanos huyeran y descubrieran por sí mismos cosas que el público ya sabe? Yo creo que los creadores han trabajado con demasiado miedo de aburrir al público explicándole cosas que el público sabe. Pero precisamente esa era su baza, el público no se aburre viendo como otra persona descubre lo que es un alien.

La película tiene un público garantizado, porque es difícil resistirse a ver una batalla entre dos mitos de la ficción del siglo XX. Y da igual que el director sea algo corto, el productor lo suple con holgura, con millones de dólares gastados en efectos especiales e infográficos. Malgastados, claro, en mi opinión. Ver a los aliens luchar con los predators es un poco como para un romano ir al circo a ver luchar leones, tauros y gladiadores. De alguna manera siempre vamos a pagar por ver en acción a esos monstruos que ponen al descubierto que somos criaturas indefensas.
Jesús Palacios ***: El respeto a sus predecesoras, los guiños cinéfagos y un cuidado diseño de producción, que hará las delicias de los aficionados al fantástico, y que bebe en las raíces arqueológicas y estéticas adecuadas, desprendiendo una reconfortante atmósfera a lo Expediente X y H.P. Lovecraft, totalmente intencionada y agradecida. Aunque el guión sea prácticamente inexistente, los actores poco más que fichas en un tablero, y el esquema el propio de un videojuego, la ajustada duración, el rápido desarrollo de la acción y unas cuantas buenas imágenes arquetípicas, hacen de esta tardía y peculiar entrega de las dos sagas un divertimento agradable y nada ofensivo.
Enrique Colmena *: Así las cosas, quedan algunos detalles, como cierta capacidad de elipsis que recuerda vagamente algunos momentos estelares de la primitiva "Alien", aunque el conjunto esté a años luz no sólo de aquella primera y espléndida película, sino del resto de las dos sagas.
Mr Cranky (-4): Being that Alexa is the last living human and manages to kill an Alien in front of the Predator, he rewards her with a shield made out of the Alien skull and a spear made from its tail during a ceremony that, and I swear, looked like a parody scene we're likely to see on "The Simpsons" in a few months.
Lou Lumenick: Sebastian eventually deduces that the dreadlocked humanoid alien Predators tutored all three civilizations, in exchange for human sacrifices to serve as hosts for the slimy reptilian Aliens — whom the Predators come back to hunt as a rite of passage every century.
By the time Sebastian figures this nonsense out, the Aliens have begun working their way up from the bottom of the cast list — which includes six other uninteresting human characters.
Ed Halter: The best moments are bits of unintentional nerd-camp, provided by this low-budget schlockbuster's adherence to the Predators' '80s-era creature effects in favor of any more contemporary CGI update.

Rotten Tomatoes: 24% $80m.

1 comentarios:

Sandy dijo...

Estoy de acuerdo contigo con lo de "mal contada", aunque esta me gustó. Soy fan de "Depredador" desde siempre.

top