Daredevil

Mark Steven Johnson, 2003
Reparto: Ben Affleck (Matt Murdock / Daredevil), Jennifer Garner (Elektra Natchios), Michael Clarke Duncan (Kingpin), Colin Farrell (Bullseye), Jon Favreau (Franklin 'Foggy' Nelson), Joe Pantoliano (Ben Urich), David Keith (Jack Murdock), Scott Terra (Joven Matt Murdock), Erick Avari (Nikolaos Natchios), Coolio (Daunte Jackson), Ellen Pompeo (Karen Page).
Guión: Mark Steven Johnson; basado en los personajes creados por Stan Lee, Bill Everett y Frank Miller.
* *

Y yo sin mis superpoderes

Daredevil es deudora de la gran película de acción del siglo XX, como lo son todas las que se hicieron después, es deudora de Matrix. No conozco el comic pero dudo que se dedicaran a dar tantos saltos de aquellos que Neo practicaba en simulador. Algún lector asiduo de Marvel podrá corregirme. El salto en el cine es, desde que se rodó Matrix, una transgresión autorizada de las leyes físicas. Hasta Matrix no se podía rodar un salto de veinte metros entre dos azoteas, pero ahora parece que ningún director tiene miedo de que el espectador le de una tova y le diga “pero hombre, ¿quién se va a creer una mentira como esa?” desde Matrix, saltar el triple de distancia que Bob Beamon es perfectamente razonable, si era verdad allí ¿por qué no va a serlo en las demás? Es como desmayarse por un golpe en la cabeza. La cosa no es frecuente en el mundo real, pero si el espectador se lo cree en una película se lo tiene que creer en todas. Los directores que no quieren matar a sus secundarios los hacen desmayarse con un amable golpe en la nuca, y asunto arreglado. Las leyes del cine no son las del mundo y hay que aceptarlo.

Lo que ocurre es que yo no entiendo que tiene un ciego, una muchacha entrenada en las artes marciales, o un lanzador de objetos infalible que no tenga yo para saltar de azotea en azotea como el que va a la compra ahorrándose esperar los semáforos. Que conste que en Matrix yo no tenía que creerme nada, al fin y al cabo la gente saltaba 30 metros porque jugaba a un videojuego, y eso no me pedía ninguna credibilidad, sólo estrañaba que el joystick lo tuvieran metido en la nuca en forma de puerto USB.

Daredevil es un hombre sin miedo, y es un ciego que ve con sus otros sentidos. Desarrollar estos temas hubiera sido más interesante que esos otros temas que encandilaron al director. De la valentía que da nombre al héroe, Aristóteles le hubiera enseñado a los creadores que su lugar esta en el término medio entre dos extremos que la película traspasa sin cesar. A Steven Johnson le gustó explicarnos que su protagonista no es un malo y no hace daño como los malos. Pero se lo pasó mejor diciéndonos como ligan dos superhéroes. En lugar de quedar para ir al cine se dan una superpaliza y se demuestran lo que saben de taekwondo. Es ligar como los chicos de fama que hacían números estupendos de baile. Los protagonistas que saben hacer cosas tan originales dan la sensación de que sólo saben ligar consigo mismos.

Matt Murdoch es ciego desde los doce años. De día defiende casos en un tribunal y de noche ‘apatrulla’ la ciudad desde una cornisa. La justicia norteamericana, a pesar de ser mucho más severa que la española deja escapar a muchos asesinos (como O.J. Simpson, o Joaquín José) lo cual le quema la sangre así que cuando sale del juzgado se pone un traje de cuero y ajusta cuentas. Si esta faceta del héroe funcionase resolvería ese trecho que siempre hay entre la justicia y la legalidad. Tarea, por cierto, en la que tiene competidores ejemplares como Chuck Norris, Van Damme, o Stallone, todos fascistillas y algo descerebrados.

Todos estos justicieros hablan del divorcio entre un mundo real donde no se puede hacer nada y un mundo ideal donde todo vale. Matar a un criminal que se lo merece, batir a Bob Beamon... Si bien no es lo mismo saltarse una ley de la física que una ley del código penal. El segundo no es definitivo.

1 comentarios:

Sandy dijo...

No le leído jamás el cómic, pero parece que en lugar de hablar de Daredevil se esté hablando constantemente de lo que surge entre él y Elektra. Normal que ahora se hayan casado Ben Affleck y Jennifer Garner.

top