Transformers

La emoción


Michael Bay, 2007
Reparto: Shia LaBeouf (Sam Witwicky), Tyrese Gibson (sargento Epps), Josh Duhamel (capitán Lennox), Anthony Anderson (Glen Whitmann), Rachael Taylor (Maggie Madsen), Megan Fox (Mikaela Banes), John Turturro (agente Simmons), Jon Voight (John Keller), Kevin Dunn (Ron Witwicky), Michael O'Neill (Tom Banacheck), Julie White (Judy Witwicky).
Guión: Roberto Orci y Alex Kurtzman; a partir de una historia de Roberto Orci, Alex Kurtzman y John Rogers; basada en los muñecos Transformers de Hasbro.
* * *
Se ha puesto de moda hablar de cine de palomitas, hecho para gente que desconecta el cerebro al entrar en la sala y cine gafapasta, para gente que quiere presumir. Ejemplo de lo segundo sería la incompleta "La vida de los otros"; como ejemplo de lo primero nos vale esta película de Michael Bay. Yo tengo que decir sobre esta dicotomía que no me interesa. No me dice absolutamente nada de la película, sólo me habla de como se sienten los espectadores con respecto a sus propios gustos.

Lo que sí puedo afirmar es que no leo a los críticos que dicen "cine palomitero". No son cinéfilos, son esnobs cinematográficos. No les gusta el cine, les mola el caché que da elogiar a los grandes nombres y ponérselos en la solapa como una medalla: "Yo entiendo a Dreyer", "Yo veo pelis de Buñuel", dicen. Por si acaso alguien no ha leido nada de lo que he escrito, o bien no conoce aún mis filias, me dan asco los esnobs. (Por cierto, me gusta Dreyer, pero no tanto como los hermanos Farelli, por poner un ejemplo).

Hecha esta puntualización sociológica, si me lo permiten, voy a hablar de cine.

El problema que deberían plantearse productores como Spielberg y Michael Bay cargados de millones y de efectos especiales es ¿hasta qué punto este despilfarro le afecta a un espectador? Hay una escena en la que toda la ciudad es escenario de una batalla colosal de los simpáticos Autobots contra los malvados Decepticons. Si quieren oír una opinión objetiva, la batalla es indiferente. Todos esos miles de millones en CGI despiertan menos interés que una conversación entre un padre y un hijo que quiere salir del armario.

Por más que pretendan anonadarnos con sus superproducciones, sólo hay un camino que conduce al éxito, y ese camino es el de los sentimientos, que no se pueden comprar con efectos, tracas finales, o deslumbrantes artilugios de metal.

Al principio nos atrapa el personaje de Shia LaBeouf, que es un nombre tan común en su tierra como aquí Jose, o Paco. Allí tú gritas “¡Shia LaBeouf!” y se vuelven veinte. El jovencito va al instituto y no sobresale. Está colado por la guapa de la clase, cosa fácil de entender después de ver la actriz que han contratado para interpretarla, pero ella no sabe que él existe, ni siquiera después de comprarse un coche de segunda mano, algo descascarillado, con el que él cree que va a romper, por fin, su celibato.

Mientras el adolescente planea la manera de acercarse al bombonazo, los robots malvados, o Decepticons, planean como apoderarse de la Tierra. La cuestión es: ¡lo segundo carece de interés! Aceptamos el rollo de los robots y los salva humanidades porque sabemos que eso le sube la moral al muchacho, y le da una excusa para el beso, pero nada más. Es la historia de androides la que debe estar al servicio de la pareja, no al revés. Bay se olvida de cosas básicas.



“Transformers” funciona la primera mitad. Funciona cuando nadie sabe que existen. El Pentágono sabe que han abatido una de sus bases militares en el desierto, pero no sabe quien (emoción). El muchacho sabe que su coche tiene algo raro, pero no sabe qué (emoción). Los padres saben que algo pasa en el jardín, pero no ven a los cuatro autobots (más altos que la casa) escondidos (desparrame) detrás del porche.

La emoción de los robots no consiste en la cantidad de cosas que saben hacer o disparar en la batalla final de la película. Consiste en la cara que va a poner cada personaje cuando los descubra. Una vez descubiertos, lo unico que aún mantiene cierto interés son las curvas de la chica.

13 comentarios:

Paxton Hernandez dijo...

Genial, mi estimado José.

A mí me c*gan esos críticos de cine que en su reseña del viernes del diario matutino se avientan una estupidez como "haga favor de poner su cerebro en automático". ¿Qué demonio?!!!

Los problemas que le ves a esta cinta (que se estrena en Méjico hasta el 20 de julio) son los mismos que le veo a Die Hard 4.0 que se estrena hoy.

Mucho despilfarro, derroche pero cero emoción y un sentido del humor por completo forzado y prefabricado. Yikes. Eso sí, todo envuelto en un pésimo estilo visual o (en el caso de Transformers) con esa fotografía edulcorada más bien nauseabunda.

Un abrazo,

Agus♥ dijo...

No vi esa peli! :)
quiero verla :P

Matias dijo...

Jeje, entono el 'mea culpa' porque yo soy muy dado a usar la expresión 'cine-palomitero'. Sin ir más lejos, lo acabo de hacer en mi último texto en mi bitácora para referirme a tres conocidas secuelas estrenadas este verano. Sirva en mi descargo que, para mí, ésta es una etiqueta, quizá manida y facilona, que uso a veces para situar un tipo de cine que, ojo, puede ser tan bueno como la obra más rara de producción independiente. En cualquier caso, estoy de acuerdo contigo: se usa mucho esta expresión para uno ponerse la chapa de exclusividad en sus gustos cinematográficos frente a los del resto, pero de poco o nada sirve para hablar de un filme.

En cuanto a 'Transformers', pues no puedo opinar mucho dado que aún no la he visto. Pero apuntas algo en tu comentario muy atinado: la emoción y la pulsión en los sentimientos debería ser su mejor enseña, y no tanto el desparrame de medios digitales.

Un saludo, tras tanto tiempo 'desaparecido'.

EMILIO CALVO DE MORA dijo...

Este cine es, al modo en que lo entiende un amigo, "cine catedralicio", pero desactivado de fe, de ningún asidero sentimental fiable. Lo que vale, y vale mucho, a cuenta de taquilla, es la épica moderna de tuercas que se baten en duelo a mayor gloria de nuestra raza humana. Y es cine también palomitero, claro que sí. Tiene que haberlo; es imprescindible para que el espectáculo cinematográfico no quede en un mero juego entre la literatura y las sombras que despliega. Bay no hace literatura: hace pimpampún, cacharrazos, mamporros a tutiplén. Así que no hay que ser excesivamente cruel. Hay cosas peores: infinitamente.

Jose dijo...

Bueno, os seguiré leyendo aunque digáis "palomitas" en vuestras bitácoras. La amistad está por encima de todo.

José A. Peig-El múltiple dijo...

Bueno, como snob me he sentido despreciado por tu comentario, y que conste que no ando motivado por rencor alguno, puesto que aunque soy snob (y el esnobismo DEBE ser un orgullo, recomiendo la lectura de "El esnobismo de las golondrinas" de Mauricio Wiesenthal para que pueda usted comprenderme mejor) comprendo a la gente que odia a los snobs, sobre todo porque el concepto de snob esta muy mal entendido.

Cuando usamos la expresión "cine palomitero" no estamos hablando de gustos, estamos clasificando una película en el ámbito que le corresponde, y eso es independiente de los gustos. Que "transformers", "indiana jones" o "la guerra de las galaxias" pueden encuadrarse dentro del llamado "cine palomitero" es un hecho indiscutible. Son películas de consumo facil, que exijen muy poco al espectador, y que estan pensadas para llenar las salas de cine de gente cargada con el bote de palomitas (y, encima, hacen ruido y molestan).

Ahora bien, hay buen cine palomitero y hay mal cine palomitero. transformers es una mala pelicula dentro de su ámbito y del cine en general. indiana jones y la guerra de las galaxias son buen cine (en algun caso, gran cine)dentro de su ámbito y del cine en general.

Lo que hay que tener claro es que el cine palomitero no tiene nada que ver con buñuel, por ejemplo. decimos "cine palomitero" para clasificar y discernir, no para ensalzarse a uno mismo ni para despreciar ningun ambito cinefilo.

No hay "ámbitos" mejores que otros (el cine palomitero es tan respetable y digno de valoración intelectual como el cine de arte de ensayo), lo que sí que hay es peliculas que son mejores que otras.

El snob es alguien que aspira a lo más elevado, y "lo más elevado" no depende de generos o estilos cinematograficos, sino de la formacion cultural del critico, y de su inteligencia. Ya se que esto suena horrible y politicamente incorrecto, pero no todas las opiniones son igual de válidas (sí son respetables) porque no todas las personas tienen la misma inteligencia ni la misma formación cultural.

El snob, por tanto, siempre tendrá como referente a aquellas personas que más libros han leído y a las que más inteligencia y sensibilidad estética poseen o han desarrollado con en el esfuerzo y la voluntad propia.

Siento mucho escribir un comentario tan "asqueroso", "pedante" y esnob, pero el mundo funciona así y es la realidad.

En fin, no tenga usted reparos en despreciar mi comentario, ya que a mí, lo que menos me interesa, es la amistad:);)

Saludos cordiales, y seguiremos hablando de cine, que para eso no es necesario ser amigos.

José A. Peig-El múltiple dijo...

"Bay no hace literatura: hace pimpampún, cacharrazos, mamporros a tutiplén. Así que no hay que ser excesivamente cruel. Hay cosas peores: infinitamente."

Me ha gustado este comentario de emilio calvo de mora, porque ilustra una cosa que tambien queria expresar: los cacharrazos y los mamporros no tienen el mismo valor que la literatura, no son lo mismo en un orden jerarquico. indiana jones ofrece mamporros y literatura, igual que la guerra de las galaxias ofrece mamporros y literatura.

Por eso indiana jones es arte (arte "palomitero", pero es ARTE) ...y transformers es caca de vaca.

Perdon por la tabarra:D

Jose dijo...

«Un snob, también llamado esnob, es una persona que imita con afectación las maneras, opiniones, etc., de aquellos a quienes considera distinguidos o de clase social alta»

Lo que vengo a decir es que cada uno debería usar sus propios gustos, y no tomar prestados los de otro. Peor, los que cree que tiene otro.

Tengo entendido que Wittgenstein leía novelitas baratas del oeste para entretenerse. A pesar de ser quien era, no leía “el ser y la nada” para pasar el rato.

Las únicas personas que tenemos problemas con las novelitas baratas del oeste somos los que no tenemos un gran cociente intelectual y necesitamos fingirlo a toda costa, los que necesitamos parecernos a los de la primera fila.

Quizá es el fruto de una educación equivocada. Yo procuro que mis alumnos se sientan bien consigo mismos, estén en la fila que estén.

Hicks dijo...

Soy muy dado a ser magnanimo con este tipo de cine, que he de confesar me gusta; explosiones, tiros y despligues militares, pero lo raro es que aqui me hastio; ver al ejercito americano me aburrio, ¿por que?, por que quitan protagonismo a los Autobots. La pelicula prometia mucho y particularmente se ha quedado corta. Es lo malo de hacerse ilusiones.

Dick Laurant dijo...

Jejeje

Simpática discursión sobre el esnobismo. Al final va a ser una diferencia de definiciones, no?

Al tanto del adjetivo palomitero, pues yo no me mojaría tanto. QUiero decir que a veces el tono se confunde, y puede que leyendo esa expresión puedas llegar a conclusiones equivocadas, no crees?

Personalmente, esas son mis películas de domingo, con resaca!! jejeje

Un saludo!!

Inquina Colectiva dijo...

A quien le interese, ya esta el Teaser de Transformers 2:

http://elstigma.blogspot.com/2007/08/teaser-transformers-2.html

saludos

blacksoul dijo...

La verdad esta pelicula me parecio aburridora, hay que decir que los efectos y la relacion con la serie es n otable, pero no pasa nada extraordinario....
Es una pelicula que no necesita segundas partes.........

Bn por el blog......

ignaciusss dijo...

buen blog me encanta el cine el mio esta en construccion todavia y pondre cine tb se cuida aioz

top