Happy Feet



Individuos y manadas


George Miller, 2006
Doblaje original: Elijah Wood (Mumble), Robin Williams (Ramon/Lovelace), Brittany Murphy (Gloria), Hugh Jackman (Memphis), Nicole Kidman (Norma Jean), Hugo Weaving (Noah el Viejo), Anthony LaPaglia (Alpha Skua), Miriam Margolyes (Sra. Astrakhan), Magda Szubanski (Srta. Viola), Carlos Alazraqui (Nestor), Johnny Sanchez III (Lombardo), Jeff Garcia (Rinaldo), Lombardo Boyar (Raul).
Guión: George Miller, John Collee, Judy Morris y Warren Coleman.
* * *
Esopo, La Fontaine, Iriarte, a los tres les gustaba hacer hablar a los animalitos para emocionar a los humanos, generalmente a costa de moralejas. Las moralejas están pasadas de moda, esos rabos secos, cenizas de cigarrillo, como las llama Juan Ramón, ya no gustan. Los bichos de los dibujos animados nos entusiasman con sus peripecias más que con sus lecciones.

Mumble Happy Feet, empieza siendo el patito feo. En un mundo de pingüinos cantores, él no sabe cantar, sabe mover sus pies. ¿Aprenderá a cantar y será un pingüino más o demostrará la valía de su arte individual? Vale, acepto que el desenlace estaba cantado. Pero la película ofrece muchas más cosas. "Happy Feet" no sólo es digna de verse porque supere el rollo de la moraleja. Es especialmente interesante por el trasfondo social.

Hay un conflicto entre los pinguinos cantores y otra raza más pequeña que está doblada por cubanos. Y el conflicto está narrado en forma músical. Los pinguinos cantores hacen baladas, mientras los pequeños traen mambo y ritmos latinos. Así que los líderes de la tribu se escandalizan y defenestran a los elementos corruptores de la manada. Aquí se inicia el peregrinaje del héroe, un esquema narrativo que no ha dejado de funcionar desde la Odisea.

La lectura del final es la más moderna, habla del poder de la comunicación para cambiar sociedades y transformar el mundo.

Son muchas cosas para una hora y media, y a un módico precio. Lo único que nos pide la película es que olvidemos lo que son todos esos bailes y canciones: son el resultado de una tradición, que empieza por Fred Astaire pasa por los Beach Boys los Blues y Michael Jackson y llega a Ricky Martin. No son voces que salen de dentro de cada pingüino y con las cuales expresa su interior.

«Pero siempre dejaba sin leer la moraleja, ese rabo seco, esa ceniza, esa pluma caída del final.»
Platero y Yo. Juan Ramón Jiménez.

3 comentarios:

Cine Musica Total dijo...

hola excelente esta esta pelicula en verdad...

por cierto me gustaria intercambiar enlaces con tu web mi sitio es

http://www.sobrecine.com

contactame al correo weblared@yahoo.com

Saludos y hasta pronto

Jose dijo...

Ya estás enlazado, pero no vas recibir muchas visitas desde este sitio. Bueno, la intención es la intención.

The Thing dijo...

Me ha gustado tu blog y la forma de contar tu opinión sobre las películas. Más o menos coincidimos en algunas cosas, sólo que tú además das más información.

Me gustaría intercambiar enlaces contigo, si lo tienes a bien :-)

Déjame un mensaje en tensk(punto)one(arroba)gmail(punto)com o en http://cine-compuntoes.blogspot.com

Un saludo y que siga el buen trabajo que haces, que sé que no es poco, por experiencia ;-)

top