La profecía



¿Quién puede matar a un niño?


John Moore, 2006
Reparto: Julia Stiles (Kathryn Thorn), Liev Schreiber (Robert Thorn), Mia Farrow (Sra. Baylock), David Thewlis (Jennings), Pete Postlethwaite (Padre Brennan), Michael Gambon (Bugenhagen), Seamus Davey-Fitzpatrick (Damien Thorn), Nikki Amuka-Bird (Dr. Becker), Reggie Austin (Portman), Marshall Cupp (Haines).
Guión: David Seltzer; basado en el guión de "La profecía" (1976).
* *
El hijo de Robert Thorn nace muerto y el hospital le ofrece la posibilidad de adoptar a un bebé que ha perdido a su madre. Poco después, una casualidad misteriosa hace que Robert sea enviado a Londres de viceembajador. El niño, Damian, cumple cinco años, y las casualidades y los misterios se suceden. Un cura contacta con Robert Thorn y le dice, antes de morir, que el niño es el hijo del diablo. Un periodista descubre en las fotos que hace de la familia fenómenos extraños y ayuda al viceembajador a buscar la verdad del asunto.

Lo malo es que la verdad nunca esta clara. Siempre queda un resquicio de duda sobre lo que el protagonista sospecha, lo que el guionista sospecha o lo que el público sospecha. ¿Ese niño pequeñito es de verdad el demonio? ¿Y como es eso posible que sea el demonio si el demonio es un cuento chino para asustar a los niños malos? O diciéndolo seriamente: una superchería católica.

No sé si le hubiera venido bien un poco de complejidad a la película. La complejidad se logra con unas gotitas de incertidumbre, o con un personaje que puede unir los fenómenos extraños con una explicación racional. Alguien parecido a la agente Scully de Expediente X. Lo cierto es que los creadores juntan una prueba detrás de otra para asomarnos a una verdad espantosa, ese niño es el demonio, y hay que matarlo si queremos que el mundo no se vuelva peor de lo que es (ya sé que muchos pensarán que peor no puede estar, y que el demonio ya campa a sus anchas).

La película crea un buen dilema en la mente de cualquier espectador. Si queremos que el mundo se salve tenemos que matar a un niño. Pero, ¿Y si todo ese lío satánico es pura paranoia? ¿Y si los espectadores nos alegramos de matar a un niño porque somos así de crueles?

El problema de “La profecía” es que la complejidad que debería aparecer en la escena, entre personajes que discutieran, ocurre en la mente del espectador. Es por eso por lo que el final triste, en el fondo, es un final feliz.

RT: 28% $48m.
La remington de Joe Gillis: El Anticristo no va a matar a nadie, pues tiene a otros que ya lo hacen por él, y por eso la mirada de Damien provoca escalofríos.
Silencio se rueda: por qué no reestrenar el original en lugar de quedarse con la burda copia.

4 comentarios:

Otis B. Driftwood dijo...

¿Me permites hacerme publicidad descarada, Jose? Yo reseño la de hace treinta años :-)

http://joegillis.f2o.org/archives/000900.html

Jose dijo...

Mucho más divertido con otras opiniones...

JohnTrent dijo...

No vere en cines este remake, si a caso en dvd cuando salga, pero no tengo demasiadas ganas, ya que tiene toda la pinta de ser un remake-calco, sin aportar nada al original.

Saludos.

Matias dijo...

Pues igual habría funcionado mejor con las complejidades que comentas, aunque, sinceramente, mejor habría sido reestrenar la original si querían aprovechar la satánica fecha del 06-06-06 que haber hecho este 'remake' tan sinsustancia.

top